Sunday, November 25, 2018

A U T O R I D A D
Hebreos 13:17

¿Quién tiene más autoridad en tu equipo, el estudiante en su primer año o el entrenador en jefe?  Bueno, debe ser obvio… ¿O el nuevo asistente graduado versus el que ha sido capitán del equipo por cinco años?  Eso es un poco más duro.  Consideremos este asunto al pensar en este versículo.

En Hebreos capitulo 13 y verso 17 leemos, “Obedezcan a sus dirigentes y sométanse a ellos, pues cuidan de ustedes como quienes tienen que rendir cuentas. Obedézcanlos a fin de que ellos cumplan su tarea con alegría y sin quejarse, pues el quejarse no les trae ningún provecho.”

El escritor usa dos palabras las cuales le parecen difíciles a los competidores que son independientes y con caracteres fuertes.  Obedecer y someterse.

Obedecer -- ¿Por qué?  Porque nuestros entrenadores y líderes del equipo no sólo son responsables por sus propias acciones y actitudes sino también por las del equipo entero.  Les debemos obediencia por su inversión increíble en nosotros y la gran responsabilidad que llevan.

Someternos -- ¿Por qué?  Porque ellos tienen que dar cuentas a las personas como a la administración, a los padres, a los exalumnos, a la prensa y a todos que se toman por expertos del deporte.  Nuestros líderes necesitan que nos mantengamos alineados, para que sus vidas estén llenos de alegría en vez de  llanto.

Trabajemos juntos en la competición de hoy y llevemos alegría al liderazgo del equipo.  Sacaremos lo más provecho por eso.

El Plan de Lectura Bíblica:
Juan 13:31-38
Jude 17-25
Job 22
Daniel 10-12