Tuesday, May 1, 2018

E N   L a   C O R R I E N T E

Deuteronomio 28:2


          ¿Has estado de pie alguna vez en un arroyo y sentiste la fuerza de la corriente tirando todo hacia río abajo?  ¿Has intentado correr y dejar atrás el viento?  Estas ideas son parecidas a cómo Moisés describió el flujo de bendiciones de Dios para aquéllos que le obedecen.

          En el libro de Deuteronomio en el capítulo 28 y verso 2 dice, “Si obedeces al Señor tu Dios, todas estas bendiciones vendrán sobre ti y te acompañarán siempre.”  Es como si Moisés dijera que las bendiciones de Dios vendrán sobre nosotros con sólo permanecer quietos si le obedecemos.

           Imagínate cómo funciona esto, es como si estuvieras de pie en el lecho de un río, en tierra seca y calurosa, y de repente escuchas algo acercándote detrás.  Es un arroyo frío y refrescante fluyendo por el lecho de río, envolviéndote en su estela.  Moisés está diciendo que las bendiciones de Dios te inundarán como un río cuando buscas su voluntad y obedeces sus mandatos.

          En la competición de hoy que tu objetivo sea el de tener el mejor desempeño del año, esto concuerda con los deseos de Dios para ti.   Cuando corras, echa una mirada por encima de tu hombro de vez en cuando, no sea que te sorprendan las bendiciones de Dios que se te acercan por atrás.  Él te ama muchísimo.


El plan de Lectura Bíblica:
Marcos 9:33-50
2 Corintios 1:1-11
Salmo 95
1 Samuel 1-2


No comments:

Post a Comment