Tuesday, February 13, 2018

A N S I E D A D
Proverbios 12:25


Cuando nos acercamos a una competición, muchas veces nos cargamos con ansiedad y preocupación.  A menudo nos preguntamos cómo nos desempeñaremos, qué tan bueno será nuestro contricante, qué tan bien sabemos nuestra asignación y otras cosas.  Aunque estas sean preocupaciones legítimas, éstas pueden dificultar nuestro desempeño atlético.

En Proverbios capítulo 12 y verso 25 habla de esta dinámica, “La angustia abate el corazón del hombre, pero una palabra amable lo alegra.”

Es como que nuestro corazón estuviera revestido de plomo y nuestras piernas hechas de goma, cuando la ansiedad nos abruma, nos venimos abajo.  Repentinamente, somos abatidos por la duda, confusión y frustración.  Todo esto nos lleva a no tener el mejor desempeño en la competición.

Hay una gran promesa en esta escritura.  Dice que una palabra amable nos alegra.  La motivación es una herramienta poderosa para el atleta.  Una simple palabra, una expresión amable de agradecimiento, un halago a tiempo puede cargar positivamente a un compañero o al entrenador; consecuentemente, levantando esa carga que se ha estado llevando.

En tu tiempo de oración de hoy, pídele al Señor que te lleve a una persona a quien tú puedas motivar.  Pídele por un cambio para hablar la palabra amable que anime a tu equipo, entrenador o amigo.


El plan de lectura:
Mateo 15:21-39
Hechos 21:27-40
Salmos 36
Éxodo 34

No comments:

Post a Comment