Friday, January 4, 2019

L E A L T A D
2 Corintios 7:3

¿Cómo te llevas con tus compañeros cuando su desempeño está al máximo?  Probablemente los felicitas, los ves a los ojos, pasas tiempo con ellos y hasta los abrazas.  ¿Pero qué cuando ellos andan en sus peores días?  Los ignoras, los evitas y hasta huyes de ellos.  ¿Qué te dice tu corazón que hagas?



En la segunda carta de Pablo a sus amigos en Corinto, en el capítulo 7, verso 3,  él escribió, “No digo esto para condenarlos; ya les he dicho que tienen un lugar tan amplio en nuestro corazón que con ustedes viviríamos o moriríamos.”  Aun en las circunstancias tensas y desagradables como las que experimentaron los corintios, debemos ser fieles a nuestros compañeros de quipo, amigos y familia.

Un compañero fiel no se alejará de aquél que ha fallado o que ha perdido aceptación.  Nuestros compañeros de equipo deben ocupar puestos de honor y aceptación en nuestros corazones, de tal forma que creamos lo mejor acerca de ellos y busquemos su máximo bienestar aunque implique un costo personal.  Más bien, una persona leal correrá y abrazará su compañero caído.

En su mejor día, en el día del honor, respétalo y abrázalo; él es digno de esto.  En su pero día, hónralo, respétalo y abrázalo; él es digno de esto.

Mientras oras preparándote para la competencia de hoy, pídele a Dios que llene tu corazón con compromiso y lealtad hacia tus compañeros de equipo.  En la victoria o en la derrota, en la vida o en la muerte, sé un compañero leal y amigo.

Plan de Lectura:
Mateo 2:13-23
Hechos 2:22-47
Génesis 9-11

No comments:

Post a Comment