Monday, June 4, 2018

E N T R E N A M I E N T O
Salmo 126:5-6

          ¿Cuál parte del entrenamiento y la preparación parece ser nada más que trabajo duro?  ¿Dicho entrenamiento te ha llevado alguna vez hasta el punto de quedar totalmente agotado y aun hasta las lágrimas?  Las escrituras de hoy hablan de la relación que hay del precio físico y emocional que hay que pagar.

           En el Salmo 126 y versos 5 y 6 leemos, “El que con lágrimas siembra,  con regocijo cosecha.  El que llorando esparce la semilla, cantando recoge sus gavillas.” 

          Esta gente conocía el dolor y las privaciones de trabajar en una finca al principio de la primavera.  Muchas horas de labor que consumían la energía.  También conocían la alegría y el regocijo de una cosecha buenísima en el otoño. 

          Tú entiendes el valor de los entrenamientos durísimos y ejercicios agotadores.  Te producen una recompensa provechosa y aun divertida al final de la temporada.  Esos días brutales de preparación antes de que empiece la temporada valen la pena, sobre todo cuando obtienes muchas victorias emocionantes al final de ella. 

          Invierte en entrenamientos duros e intensos y cosecharás días  de juegos llenos de victorias alegres.  Compite hoy con la confianza de saber que has hecho las inversiones que te recompensarán en la competición de hoy.

El Plan de Lectura Bíblica:
Lucas 1:57-66
Efesios 2:11-22
Salmo 119:25-32

No comments:

Post a Comment